sábado, 11 de mayo de 2013

El mundo en crisis

Todos sabemos que la corrupción esta en todas las instituciones y en todas partes del mundo, esto es así desde que el mundo lleva su nombre. Pero que hacer, o no dejar hacer, cuando se debe convivir con la corrupción e intentamos que no nos afecte, más de lo que ya lo hace por naturaleza.
Esta publicación se trata de como controlar, si sabemos que no se puede erradicar, a la corrupción para que no supere ciertos límites y se vuelva perjudicial.
Primero, ante de iniciar cualquier análisis debemos acordar en que sociedad vivimos, ya que en una sociedad individualista cualquier medida que se tome será insuficiente porque, en esas sociedades las normas sociales serán poco efectivas y donde las instituciones no son capaces de imponer regulaciones a las personas que habitan en ellas y donde cada uno hace lo que le plazca, cualquier intento de erradicar la corrupción morirá sin dejar de ser solo eso, un intento.
Si los actos de corrupción nacen desde el estado, es imposible garantizar un mínimo de seguridad a la población.
Si una persona no esta controlada por las instituciones, es más fácil que se corrompa porque tiene el camino libre y un abanico de beneficios a su alcance y el hecho de saberse impune le da tranquilidad de obtener beneficios de ellos. Luego, cuando se afianza en su puesto los funcionarios corruptos harán lo posible por destruir todo vestigio de control así su acción no encontrará limites. Luego de eliminar esas mínimas intenciones de control el corrupto no tiene más que enfrentar a la última instancia de control, que es la justicia  Entonces asechará buscando la forma de enfrentar al poder judicial con el ejecutivo, con el legislativo o con el mismo pueblo, si antes no encontró en su camino otro corrupto, como él. Así logra su primer objetivo, que es "la destrucción de los organismos de control"
Que es la corrupción?
Corrupción desde el punto ético no es otra cosa que la práctica de saltarse reglas éticas generalmente aceptadas en una sociedad. Aquellas normas que cada grupo humano adopta y consagra, porque las considera indispensables para estimular su acción colectiva, para sobrevivir, para desarrollarse y civilizar su convivencia.
En política  corromperse no es sólo quedarse con el dinero público, se trata de perseguir intereses puramente individuales en vez de cumplir con el rol que asigna la institución.
Cuando los funcionarios corruptos buscan beneficios personales, nunca toman medidas a largo plazo ya que los frutos serán para generaciones futuras y no para ellos. Entonces, toman medidas a corto plazo, parches a los problemas que van surgiendo, para que les den réditos económicos y políticos. Porque invertir en el mantenimiento de vías férreas si, por ahora, los trenes funcionan? Para que buscar petróleo si nos alcanza para importar combustible? 
El estado corrupto no se va ocupar de la infraestructura, hasta que su deterioro no afecten directamente su supervivencia. Sólo entonces actuará, pero mostrando su incapacidad, ya que intentará resolver con una sumatoria de medidas espectaculares un problema que requiere una profunda planificación. Entonces, es evidente que la consecuencia de no tener políticas de largo plazo es la paulatina destrucción de los bienes y recursos de la nación.
Un estado que se guía por las ambiciones personales de sus funcionarios nunca dejará que ingresen a sus líneas profesionales de carrera, ya que estos se regirán por los criterios propios de su especialidad y no por fines políticos o por criterios económicos inmediatos de los gobernantes. Por eso, nunca se ocuparan los puestos con las personas mas idóneas, seleccionadas por su curriculum. Los cargos del estado serán para militantes que estén dispuestos a cumplir las órdenes que vengan de sus superiores sin importar cuales sean.
La corrupción socava la legitimidad de las instituciones públicas, atenta contra la sociedad, el orden moral, la convivencia, la justicia, así como el desarrollo integral de los pueblos.

"Los estados corruptos no son capaces de organizar a la sociedad y de responder a sus necesidades."
Terminar con la corrupción no ha sido ni será una tarea fácil, pero es responsabilidad de todos, de los gobernantes, de los medios de comunicación, de las escuelas y especialmente de los padres de familia ya que ellos son los principales educadores, que con su vida han de mostrar el camino que a sus hijos les llevará a ser personas integrales que utilicen los valores aprendidos.







2 comentarios:

  1. El preblema es que un estado sin corrupcion no existe,,,,,es utopico, por la sencilla razon que el ser humano y sus lado oscuro siempre tiende a la corrupcion para satisfacer sus bienes personales..la enidia es inherente a todo ser humano en mayor o menor grado y alguien por envidia hace cualquier cosa..se puede aspirar a un minimo o basico de ambiente de etica..pero que predomine en cualquier sociedad es casi imposible...nada estamos condenados a vivir en un mundo que no escogimos venir y que muchos no queremos abandonar ante la incertidumbre de lo que hay despues..si hay algo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se sabe que no hay estado en que no haya corrupcion, por eso hablo de controlar esos actos para que sean lo menos nocivos posible para el pueblo.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.