sábado, 12 de octubre de 2013

Sociedad hormiga, comunismo totalitario.

Esta publicación viene debido a lo publicado por la Sra. Yoani Sanchez en su blog Generación Y , El miligramo prodigioso, el día 6 de Octubre de 2013. Y las constantes criticas que recibe de parte de otros disidentes por la convocatoria del exterior de Cuba.

En la sociedad de las hormigas existen castas ya que se trata de una organización social. Un hormiguero de hormigas rojas (Fornica Rufa) puede estar constituido por 100.000 a 500.000 hormigas obreras, su función es la de construir el nido, cuidar de las crías y conseguir alimento, y una  o varias reinas. Las hormigas se comunican mediante sustancias químicas que alertan a las demás de peligros o las conducen hasta una prometedora fuente de comida.
La cabeza de su organización es la reina, generalmente única hembra desarrollada y fértil. La base de la organización de las hormigas es la especialización. Cada una tiene sus propias obligaciones, su trabajo definido para el que nació, dentro del comportamiento social existe la jerarquía, es decir que hay quien manda y los demás obedecen. La hormiga que nació obrera morirá obrera, ya que nunca podrá ser una hormiga soldado, una alimentadora, una exploradora y mucho menos, ni en sueños, una hormiga reina.
La hormiga, aunque trabajadora incansable, nunca podrá independizarse el hormiguero, porque de él depende, no podrá sobresalir gracias a su esfuerzo, nunca podrá conseguir ni una milésima más de lo que el hormiguero le asigne.
En el comunismo pasa algo parecido, millones de ciudadanos obreros para alimentar a un Estado que funciona como una hormiga reina, nunca nadie podrá tener una recompensa a base de su esfuerzo o su capacidad, nunca el ciudadano podrá independizarse del Estado porque deja de ser un individuo para convertirse en parte de un todo, lo obligan a dejar su pensamiento su particular, su punto de vista personal para que funcione como una masa homogénea por la que el Estado, mediante la hormiga reina que gobierna, piensa, habla y organiza hasta los últimos días de su vida. Y tal es el arraigo de esta idea, que hasta algunos disidentes comienzan a ver con malos ojos si alguna hormiguita sobresale, tiene más capacidad, más éxito, y hace con justicia esa capacidad, ese éxito algo personal, legitimo premio a su esfuerzo.
La Sra. Yoani Sanchez se ha convertido en esa hormiguita que decidió sobresalir mediante su capacidad y esfuerzo, conseguir algo más de lo que le asignaba el hormiguero, poner su pensamiento propio e individual para discernir sobre lo que esta mal y bien en Cuba, y puso su voz para decir que no solo ella pensaba así. Paradógicamente, a muchos su éxito les ha molestado.

Nota: Debo aclarar que soy un lector frecuente, pero no un fundamentalista del pensamiento de la Sra. Yoani Sanchez como algunos lectores de su blog. Pero sin perder la objetividad hay que reconocerle muchas cosas a Yoani, sobre todo los bloggeros que salieron a la luz gracias al reconocimiento internacional conseguido por ella ya que en muchas partes del mundo los blog, sobre todo desdecuba.com, de la disidencia se popularizaron gracias a sus publicaciones.
Abel Gonzalez
Buenos Aires 
Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.