sábado, 14 de junio de 2014

El comunismo y su lucha con el enemigo imaginario

                                               
Damas de blanco

El comunismo, como todos los regímenes populista, tiene la necesidad de crearse un enemigo. 

El disenso es considerado algo patológico, que atenta contra la integridad del pueblo y es un enemigo que hay que destruir. Por otro lado, el enemigo es fundamental para fortalecer el sentido de pertenencia, aplicando un falso nacionalismo con aristas victimistas o revanchistas que provocan violencia, ya sea de las masas adoctrinadas o de la seguridad del régimen, contra los que el Estado define como enemigos por medio de un eficaz aparato de propaganda.
Tanto el comunismo como su archi-enemigo el fascismo en la práctica son ideas totalitarias y anti-liberales y anti-democráticas (El otro punto en común es que tanto fascismo como comunismo son doctrinas revolucionarias, totalitarias y contrarias a llegar al poder mediante voto popular).
Pero, con quien nos deberíamos enojar, o mejor dicho, con quienes deberíamos enojarnos? 
Con el régimen, claramente sí, ellos son los que generan los hechos de violencia, los que criminalizan los derechos individuales del pueblo. El régimen cubano aprueba y alienta "los actos de repudio" como los sufridos por la actriz y disidente Ana Luisa Rubio en septiembre de 2013.
También, deberíamos molestarnos con el pueblo cubano, con el cubano que ve y calla, con el que sabe y niega, con el que se da cuenta y gira la espalda para no ser parte (Ni del ataque, ni de la defensa) Enojarnos con esa gente que lleva a cabo los ataques a personas que no hacen otra cosa mas que pensar distinto al régimen, o solamente pensar, ya que eso es lo que verdaderamente molesta a los Castro (como a todas los dictadores).
Con gobiernos como el de Brasil que "importa" médicos cubanos y le paga al régimen como las colonias vendian esclavos a sus madres patria, podemos nombrar a los europeos que piden que se abra el dialogo con Cuba sin siquiera nombrar el desastre que hace el régimen con los derechos de su pueblo.
Pensar, hacer, creer, imaginar, opinar, soñar, trabajar, crecer, elegir, son solo algunas de las cosas que el pueblo cubano no puede hacer y parece que a pocos le importa.


4 comentarios:

  1. Gracias abel por regalarme el link a tu espacio. En realidad no creo que debamos enojarnos con el pueblo cubano silente, es la unica objecion que tengo con tu excelente articulo. Y es que el pueblo silente no es que sea estupido, sino que, hace mucho tiempo, dejaron de ser individuos y cedieron sus valores al totalitarismo. Terminaron por mimetizarse y postergar lo que en su interior creen. Es un estado de cosas que hay que cambiar y creo que es nuestro principal problema a resolver, despertarlos, y no es enojandose con ellos como se logra ese despertar. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión, me gustara poder contar con tu visita en este espacio.

      Eliminar
  2. Abel,y donde estas tu que te enojas con tu pueblo?Acaso no te cuestionas si ese mismo pueblo no esta enojado contigo,o conmigo ,o con todos los quedecidimos apartarnos creyendo que asi nos librabamos del mal comun que nos agobia a todos.Desde afuera vemos y sentimos mas ese dolor y no permanecemos indolentes sin que nos marchite el alma tanto sufrimiento.Ese pueblo son ellos ,los de adentro,pero somos tu y yo y todos los que sin poder revelarnos aborrecemos a ese maldito regimen,que le aplasta los derechos a los que permanecieron dentro,pero que nos roba la patria a los que creimos abandonarla pero quenacio mas profunda y diafana al mirarla en la distancia.Un dia mi pueblo,el tuyo que es nuestro y del cual formamos parte se desgarrara en el grito cubanisimo de independencia,no para morir y si para nacer en el aclamado deseo de democracia y libertad.De todas maneras mi respetopara ti y todo elque sufre cuando mira que mi Cuba sufre.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por invitarme a leer tu artículo a través de mi blog, Abel.
    Es como dices y pienso que tembién debemos indignarnos un poco con nosotros mismos por no dedicar más tiempo a promover la libertad en Cuba.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.